miércoles, 20 de febrero de 2019

DIOGENIANO DICE SOBRE LA POBREZA



Más vale ser pobre en tierra que rico en el mar.




FLEGÓN DE TRALES


Flegón (en griego Φλέγων) fue un historiador griego del siglo II, nacido en Trales (Lidia).
 
Liberto del emperador Adriano, su principal obra es Olimpíadas, un compendio histórico en 16 volúmenes, que abarca la historia de los Juegos Olímpicos desde su origen hasta el año 137. Otras obras son los tratados De las cosas maravillosas (Περὶ θαυμασίων), colección de los milagros antiguos, y De los casos de longevidad (Περὶ μακροβίων), en el que enumera los centenarios por él conocidos, dando, además, un extracto de oráculos sibilinos.




TITO MACCIO PLAUTO ACONSEJA A LOS PRISIONEROS VENDIDOS COMO ESCLAVOS



No vale la pena estar todo el día llorando. Está bien claro que sois infelices. En los malos momentos lo mejor es mantener el ánimo.

( Plauto en "Los prisioneros" )






EL CÓNSUL CAYO CLAUDIO MARCELO EL MAYOR


Cayo Claudio Marcelo (en latín, Caius Claudius M. F. M. N. Marcellus), fue cónsul de Roma en el año 49 a. C. y perteneciente al bando conservador del Senado de Roma, los optimates.
 
Es frecuentemente confundido con su primo del mismo nombre Cayo Claudio Marcelo, y por eso es denominado el Mayor, mientras su primo es denominado el Menor, únicamente a efectos de distinción. Cayo fue además hermano de Marco Claudio Marcelo, cónsul en 51 a. C.
 
Poco se conoce de él antes de su consulado en 49 a. C., junto a Lucio Cornelio Léntulo Crus. Cayo Claudio fue elegido, principalmente por su oposición a Cayo Julio César. En el año 50 a. C., todavía como cónsul electo, en conjunto con Léntulo Crus apoyó la decisión de uno de los cónsules en ejercicio, su homónimo, Cayo Claudio Marcelo, de dar el mando de la guerra contra Cayo Julio César a Cneo Pompeyo Magno sin el permiso del Senado.
 
El mismo día que empezó a ejercer el cargo, el 1 de enero de 49 a. C., Marcelo presentó la cuestión de qué hacer con César. Cayo Claudio no parece que instigó la violencia que causó que Marco Antonio y otros huyeran del Senado, en busca de la protección de Cayo Julio César, que estaba en Rávena. Aunque sí parece que no hizo nada por detener esta violencia.
 
Cuando estalló la Guerra Civil, acompañó a su colega a Capua, luego a Brundusium, y finalmente pasaron a Dirraquio como parte del ejército de Pompeyo. En Capua liberaron a los gladiadores y los dispersaron en todas direcciones. Al año siguiente, 48 a. C. aparece mencionado como uno de los comandantes navales de la flota de Cneo Pompeyo Magno, y ya no vuelve a ser mencionado lo cual hace pensar que murió en algún combate durante la guerra civil.


SITIO DE APAMEA


El sitio de Apamea fue un enfrentamiento militar librado entre el 45 y 44 a. C. en el contexto de la segunda guerra civil de la República romana.
 
En el 47 a. C., Cayo Julio César nombró a su primo y legado Sexto Julio César gobernador de Siria. Un año después, el équites pompeyano Quinto Cecilio Baso propagó la falsa noticia de que César había sido vencido en África, animando a la aristocracia local y las legiones ahí estacionadas a sublevarse. Por entonces César enfrentaba otra rebelión en Hispania a cargo de los hijos del difunto Cneo Pompeyo Magno. Decidió ir personalmente a sofocarla mientras enviaba refuerzos a su primo.
 
El general pompeyano consiguió tomar Tiro pero posteriormente es vencido y herido por Sexto en una batalla campal. Baso consiguió escapar y se dedicó a animar a los soldados de Sexto para que se amotinaran, lo que logró, siendo asesinado Sexto en el proceso a finales del 46 a. C..7
 
Baso estaba refugiado en Cilicia, pero después de morir Sexto volvió a Siria con un ejército de esclavos, vasallos de los reyezuelos regionales (como el tetrarca gálata Deyótaro), partos y judíos enemigos de Antípatro de Idumea. Se hizo dueño de la provincia, organizando su propio gobierno y milicias.
 
Los refuerzos de César llegan a Cilicia, donde los recibe el gobernador Quinto Cornificio. Iban comandados por el nuevo gobernador para Siria, Cayo Antistio Veto, pero sufren una calamitosa derrota gracias a la intervención a favor de Baso del príncipe Pacoro I de Partia y el rey árabe Alcaudonio (aliado de los partos contra Marco Licinio Craso).
 
César ordenó una nueva campaña con dos ejércitos de tres legiones cada uno bajo las órdenes de Lucio Estacio Murco y Quinto Marcio Crispo más un contingente de judíos enviados por Antípatro.
 
Baso se refugió en su cuartel general, Apamea, urbe fortificada a orillas del Orontes. No se podía asaltar, así que Murco y Crispo decidieron asediarla hasta rendirla por hambre. Esto fue a finales del 45 a. C.7 Baso tenía dos legiones según Estrabón y Apiano, y sólo una según las cartas de Casio a Cicerón.
 
El sitio se prolongo hasta la llegada de las noticias del asesinato de César. El cesaricida Cayo Casio Longino llegó con órdenes de poner fin a la guerra. Baso y Crispo recibieron una amnistía, y Murco recibe el mando de una flota y conserva su mando. Baso no vuelve a ser mencionado por las fuentes de la época y su destino es desconocido.

PUBLIO CORNELIO ESCIPIÓN SALVITÓN



Publio Cornelio Escipión Salvitón (en latín, Publius Cornelius Scipio Salvito) fue un político y militar romano de la república tardía.
 
Fue miembro de la gens Cornelia y un pariente de Escipión el Africano, el general romano que derrotó a Aníbal. Salvitón fue el segundo marido de Escribonia, que después sería la esposa de Octavio. Tuvo con Escribonia dos hijos, un hijo llamado Cornelio Escipión, cónsul en el año 16 a. C..2 y una hija Cornelia Escipión que se casó con Lucio Emilio Paulo, cónsul en el 34 a. C. y censor con Lucio Munacio Planco en el 22 a. C..
 
Su ascendencia es incierta, y no tenemos mayores detalles de su vida. Suetonio señala que todos los maridos de Escribonia, antes de que ella se casara con Augusto, eran hombres de rango consular. Al ser Salvitón un simpatizante de Pompeyo, César lo remplazó por Tiberio Nerón para el sacerdocio, debido al éxito de Claudio Tiberio en la guerra de Alejandría. Durante la guerra civil entre Pompeyo y César, Salvitón viajó al norte de África para ayudar a otro de los aliados de Pompeyo, el rey Juba I de Numidia. En Tapso, el rey Juba, Metelo Escipión y sus legiones fueron derrotados por César. Después de esta derrota, el rey Juba se suicidio y Numidia en el año 46 a. C. se convirtió en la provincia romana de Africa Nova. Salvitón fue perdonado y él y su familia regresaron a Roma. En 40 a. C. se vio obligado a divorciarse de su esposa Escribonia con objeto de que Sexto Pompeyo pudiera hacer una alianza con Octaviano, ya que era hermana de su suegro, Lucio Escribonio Libón.


martes, 19 de febrero de 2019

CÉSAR OCTAVIO DICE SOBRE LOS ASESINOS DE CAYO JULIO CÉSAR


No descansaré hasta que el último de los asesinos esté muerto, su reputación destrozada, sus propiedades confiscadas y sus mujeres y sus hijos abocados a la indigencia. Me desharé de todos los enemigos de César, y de mi mismo.