sábado, 7 de enero de 2017

LA VISIÓN DE CONSTANTINO

 
Constantino tuvo una visión o experiencia reveladora en el recinto de un templo  pagano dedicado a Apolo gálico, ya sea en los Vosgos o cerca de Autun. Según un testigo que acompañaba al ejército de Constantino, la visión consistió en un dios Sol: la deidad que adoraban ciertos cultos bajo el nombre de "Sol Invictus", es decir, "El Sol Invencible".

 

 Hay pruebas de que Constantino, justo antes de la visión había sido iniciado en un culto del Sol Invictus. En todo caso, el senado romano, después de la batalla del puente Milvio, erigió un arco de triunfo en el coliseo.

 

Según la inscripción de dicho arco, la Victoria de Constantino se obtuvo "mediante el dictado de la deidad". Más la deidad en cuestión no era Jesús. Era el Sol Invictus, el dios Sol de los paganos.


Contrariamente a lo que dice la tradición, Constantino no convirtió el cristianismo en la religión oficial del estado romano. Esta religión, bajo Constantino, era en realidad el culto pagano al Sol; y Constantino durante toda su vida, actuó como sumo sacerdote del citado culto.

 

 A decir verdad, su reinado era denominado "el imperio del Sol", y Sol Invictus figuraba en todas partes, incluso en las banderas imperiales y en las monedas del reino.

 

La imagen de Constantino como fervoroso converso al cristianismo es claramente errónea. El emperador no fue bautizado hasta el 337, cuando yacía en su lecho de muerte y, al parecer, se sentía demasiado débil o demasiado apático para protestar.

 

Tampoco se le puede atribuir el monograma "chi rho". Una inscripción con dicho monograma fue hallada en una tumba en Pompeya que databa de dos siglos y medio antes.
 
( Henry Chadwick en "The Early Church" )




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada