sábado, 21 de enero de 2017

AMORES ROMANOS: ANTONIO Y CLEOPATRA


No es el beso, es quien lo da. No es la historia, es quien la escribe. No es cualquier persona, es quién es la persona.
 


Pues eso es lo que distingue y marca la diferencia: la excelencia de la persona, que es lo que da calidad a esa historia de amor en la que todos alguna vez hemos tenido la ilusión de vivir.














No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada