sábado, 21 de enero de 2017

EPÍCRATES DESCRIBE EL DEGRADANTE MUNDO DE LOS ESCLAVOS



«¿Qué hay más odioso que ser llamado a donde están bebiendo a la voz de “chico, chico”; servir, además, a un joven imberbe, llevarle un orinal y ver las cosas tiradas ante nosotros, pasteles a medio comer y trozos de pollo que, a pesar de haber sobrado de la comida, las mujeres nos prohíben comer a los esclavos? ¡Pero lo que realmente hace que nos hierva la sangre es que nos llamen glotones avariciosos cuando alguno de nosotros come alguna de aquellas cosas!».







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada