domingo, 5 de febrero de 2017

RUTAS SEGUIDAS POR CÉSAR DURANTE LA GUERRA EN HISPANIA




Cayo Julio César (100-44 a.C.) creó los cimientos del futuro sistema imperial romano al final de la República. Al no tener César herederos varones, en su testamento estableció la condición de que su sobrino nieto, Octavio, se convirtiera en su sucesor. Octavio fue el primer emperador de Roma con el nombre de Augusto.


La conquista romana de Hispania comprende el periodo entre el desembarco romano en Ampurias (218 a. C.) y la conclusión de la conquista por César Augusto (19 a. C.). Cuando Quinto Sertorio se enfrentó al partido de los aristócratas de Sila en 83 a.C., fue derrotado y se refugió en Hispania, donde continuó la guerra contra el gobierno de Roma.


Pompeyo terminó con Quinto Sertorio utilizando más la intriga política que la fuerza militar. El apoyo peninsular a Pompeyo provoca una nueva guerra en Hispania entre seguidores de Pompeyo y los de Julio César. Julio César invade Hispania en su lucha contra Pompeyo. Pompeyo se había refugiado en Grecia, y César pretendía eliminar el apoyo a Pompeyo en occidente. Esta guerra finalizó en 49 a. C. con la victoria de Julio César.


La primera batalla tuvo lugar en Ilerda (Lérida), donde venció César. En la Bética, Varrón trataba de hacerse fuerte, pero los locales simpatizaron más con César, recordando todo lo que había hecho por ellos cuando era gobernador de Hispania.


Pese a la muerte de Pompeyo, sus partidarios seguían controlando muchos territorios de Hispania. La batalla de Munda, en 45 a. C., acabó con las aspiraciones de los pompeyanos supervivientes, sus hijos Cneo y Sexto.


 La victoria de César en Hispania fue determinante para su carrera política y le permitió regresar a Roma para ser investido como dictador perpetuo. Fue asesinado un año más tarde.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada