domingo, 19 de febrero de 2017

CICERÓN PERDONADO POR CÉSAR, TRAS VENCER EN FARSALIA, LE PREVIENE SOBRE LA NUEVA SITUACIÓN


Julio, eres como Faetón, que insistió en pedir prestado por un día el carro de Febo, su padre, el dios sol, y fue tan grande la conflagración, que Júpiter castigó a Faetón arrojándolo al mar para salvar al mundo. Yo no sé si tú eres el que profetizaron las Sibilas o será otro que vendrá en otra época del futuro. No soy adivino; pero seguro que acabarás mal si sigues como hasta ahora. Aún hay romanos que aman la República como forma de gobierno, aunque ya no exista. Aún aman a la libertad. Hay un movimiento para poner una corona sobre tu cabeza, Julio, y morirás.

 

RESPUESTA DE CÉSAR:


No eres un verdadero político, Marco. ¿Es que los sufrimientos y el destierro no te han enseñado nada? Ten cuidado, no vaya a ser que tú tengas un fin peor que el mío. Retírate. Escribe. Deja de entrometerte en cosas que no te importan. Ya no eres joven y tienes el cabello casi blanco. Pasa tus últimos días en paz. Dedícate a tus leyes, vive tranquilo. Te doy ese consejo porque te aprecio.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada