domingo, 19 de febrero de 2017

CARTA DE MARCO TULIO CICERÓN A CAYO JULIO CÉSAR SOBRE GRECIA Y LA GUERRA. Y CARTA DE RESPUESTA DE CÉSAR BATALLANDO EN LAS GALIAS A CICERÓN


CARTA DE CICERÓN:

Aunque los griegos declaran que la guerra es una de las artes ,  y que el juego más importante de todos es la caza del hombre por el hombre, he de hacer observar que el hombre es el único ser que caza y asesina a los de su propia especie, y he descubierto que los gobiernos recurren a la guerra para silenciar el descontento interno y unir a una nación contra un "enemigo" o para proporcionar una prosperidad falsa al Estado cuando las finanzas están en declive y la corrupción ha alcanzado a todos los políticos. Los tiranos sienten un particular cariño por la guerra, pues distrae al pueblo de toda justa queja contra ellos. También acrecienta el poder de los tiranos, porque éstos, alegando que la patria está en peligro, pueden imponer aún más onerosas restricciones a la libertad. Y no obstante, provocándome gran tristeza reconocerlo, parece que a los jóvenes les gusta la guerra, ya que en ella pueden satisfacer sus bestiales instintos mejor que en los brazos de las mujeres. Este es un defecto fatal de la naturaleza y la base de todo mal.

 



CARTA DE CÉSAR:


Mi querido Marco. A pesar de tu experiencia, serás toda tu vida un hombre ingenuo y virtuoso. ¡Qué desgraciado debes sentirte cuando trates de reconciliar tu concepto de la virtud con lo que tu inteligencia te dice acerca de la humanidad! Es como tratar de mezclar el fuego y el agua. Lo que sabes y lo que anhelas no son más que fatales e irreconciliables rasgos de tu temperamento. Los hombres como tú están condenados al dolor y a la desesperación, porque se niegan a aceptar la realidad de que la mayoría de los hombres miran al mundo como si fuera un dominio particular suyo y todos sus habitantes su presa; ¡y tú crees que por la meditación los hombres pueden llegar a ser mejores y más nobles que lo que la naturaleza ha dispuesto! Es mejor aceptar a los hombres tal como son que soñar con que puedan convertirse en dioses. Con tus ideas sólo puedes sembrar la confusión entre el genero humano. Yo satisfago a los hombres, porque como los conozco, no les pido imposibles.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada