sábado, 4 de febrero de 2017

CINEAS


En la Historia de la Antigua Roma, Cineas figura como un ministro en Tesalia y amigo del gran general Pirro Rey del Epiro.
 
En la guerra con Roma, tras su victoria en la Batalla de Heraclea, Pirro, envió a Cineas como embajador con propuestas de paz, mientras él reunía las fuerzas de sus aliados y marchaba lentamente hacia la Italia central. Los términos que ofreció en su propuesta fueron los de un conquistador:

-Que los romanos debían reconocer la independencia de los italiotas.
-Que debían restaurar a samnitas, lucanos, apulios y brucios todas las posesiones perdidas en la guerra.
-Que Roma debía firmar la paz con él mismo y con los tarentinos.
-Tan pronto como se acordara el tratado de paz en estos términos, el epirota devolvería todos los prisioneros romanos sin rescate alguno.
 
Cineas, cuya persuasiva elocuencia se dice que ganó más ciudades para Pirro que sus ejércitos, no reparó en medios para asegurar el favor de los romanos hacia su rey e inducirles a aceptar la paz.
 
 Las perspectivas de la república parecían tan oscuras que muchos senadores consideraron prudente acceder a las demandas de Pirro, y probablemente esto habrían hecho de no ser por el discurso patriótico del anciano censor Apio Claudio Ceco, quien rechazó la idea de rendición y expulsó a Cineas de Roma ese mismo día.
 
Cineas informó a Pirro que el Senado Romano era una asamblea de caballeros venerables, y que luchar contra ellos era como enfrentarse con la Hidra de Lerna. Cineas poseía una gran memoria. Al día siguiente a su llegada a Roma, fue capaz de saludar a cada senador y guadia por su nombre.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada