jueves, 16 de febrero de 2017

CICERÓN DICE SOBRE LOS POLÍTICOS CAÍDOS EN DESGRACIA


El descenso es siempre rápido. Un hombre no debería descuidar a sus amistades cuando se eleva de posición, ni sus amigos olvidarle cuando cae en desgracia, no por malicia, envidia o resentimiento, sino simplemente porque se hayan olvidado de él.

 


Si me he dedicado a la política, no había sido por el afán de mandar, sino para servir a mi país y a su costa descubro haber cometido un gran error, porque el pueblo no recuerda ni honra a los que se han limitado a servir a su país, mientras que los que se han limitado a servirse a sí mismos y llegar a ser ricos y poderosos, son celebrados como hombres inteligentes, dignos de admiración, que se merecen los mayores honores. ¿Quién puede impedir que se adore a un hombre que se adora a sí mismo?. Así son las cosas. 






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada