sábado, 8 de octubre de 2016

CÉSAR COMBATE EN PRIMERA LÍNEA


 

Después de haber arengado a la Décima Legión, se dirigió al ala derecha, donde había visto que sus soldados estaban acorralados y que los de la legión XII, apiñados alrededor de las enseñas que habían reunido en un solo punto, se molestaban unos a otros para combatir; que todos los centuriones de la cuarta cohorte y su portaestandarte ( signifer )  habían sido muertos, el estandarte perdido y casi todos los centuriones de las demás cohortes, entre ellos el primipilio P. Sextio Báculo, hombre de gran valor, que con tantas y tan graves heridas, no se podía sostener de pie; que otros se mostraban remisos y algunos, abandonados por los de la retaguardia, dejaban el combate y huían de los dardos; que los enemigos, subiendo de frente desde abajo, no aflojaban, sino que atacaban por los dos flancos, mientras la situación se volvía crítica y ya no podía recibir ningún refuerzo. Entonces, cogió el escudo de un soldado de las últimas filas, pues había ido hasta allí sin el suyo, avanzó hasta la primera línea, llamó a todos los centuriones por su propio nombre, dirigió unas palabras a los combatientes y dio orden de llevar las enseñas hacia delante y ensanchar las filas, para que pudieran servirse mejor de la espadas. Como con su llegada los soldados se llenaron de esperanza y de nuevos bríos, y como cada uno por su lado deseaba mostrarse ardiente, en presencia del general, incluso en los momentos de mayor peligro, pudo contenerse un poco la embestida del enemigo.


( César en "La Guerra de las Galias" )








No hay comentarios:

Publicar un comentario