viernes, 9 de junio de 2017

BANDIDOS Y PIRATAS, EMPRENDEDORES EN LA ANTIGUA ROMA

 

Como individuos, no son realmente rebeldes políticos o sociales, y mucho menos revolucionarios, como es el caso de los campesinos que se niegan a ser sometidos y al hacerlo provocan el levantamiento de sus compañeros, o, más sencillamente, hombres que se ven excluidos de la carrera de los de su clase y se ven por tanto forzados a la ilegalidad y al «crimen». Por ello, el bandidaje en sí es una forma de autoayuda para escapar de unas circunstancias determinadas. Un bandido es un inadaptado, un rebelde, un pobre que se niega a aceptar la situación normal de pobreza, y cimenta su libertad con los únicos medios al alcance de los pobres: fuerza, valor, astucia y determinación. Se opone a la jerarquía del poder, a la riqueza y a la influencia: no es uno de ello. Al mismo tiempo, el bandido cae inevitablemente en la telaraña de la riqueza y el poder, porque, a diferencia de otros campesinos, adquiere riqueza y ejerce poder.


 ( Eric Hobsbawm en  "El bandido")









No hay comentarios:

Publicar un comentario