sábado, 4 de marzo de 2017

EL CÓNSUL CAYO LICINIO ESTOLÓN

Fue autor de las célebres reformas legislativas que llevan su nombre. Vivió en el siglo IV a.C. Fue elegido tribuno en 376, y promulgó las famosas leyes, que son:

1ª En lo sucesivo no se nombrarán tribunos consulares; se elegirán como antiguamente dos cónsules, uno de ellos siempre entre los plebeyos.

2ª Nadie podrá poseer más de 500 fanegas de tierra del dominio público, ni mantener en ellas más de cien cabezas de ganado mayor y quinientas de ganado menor.

3ª En todas las deudas que existan entre los ciudadanos, se deducirán del capital los intereses ya pagados, y el resto será reembolsado en tres años, por cantidades iguales.

4ª Los libros sibilinos serán confiados a un colegio de diez hombres (decenviros) elegidos por mitad entre los plebeyos, a fin de que no se pueda introducir en aquellos libros ninguna falsificación en favor de los patricios.

 

El establecimiento de estas leyes dio origen a una lucha que duró diez años, y en la que tuvo que intervenir varias veces el dictador Camilo. Por fin ambos partidos hicieron las paces, y Licinio fue elegido dos veces cónsul; en sus últimos años fue multado con 10.000 ases por poseer más de quinientas fanegas de tierra del dominio público, infracción notoria de la ley que él mismo promulgó.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada