domingo, 5 de marzo de 2017

CICERÓN DICE SOBRE LA INFANCIA



No hay nada peor que el vivir demasiado Somos niños hasta la edad de catorce años, jóvenes hasta la edad de veintiuno. ¡Prácticamente sólo somos jóvenes siete años! Siete años, fíjate y es normal vivir hasta los sesenta y cinco. De niños, no puede decirse que seamos realmente conscientes. Como viejos, pasados los veintiuno, hemos de enfrentarnos a los cuidados, las ambigüedades, las responsabilidades y las confusiones de la vida. Y sobre todo, a sus desesperaciones. Sólo vivimos realmente durante siete años, brillando con esplendor al igual que los dioses, creyendo en todas las virtudes, ávidos de vivir, coronados por sueños, deseando cambiar el mundo, esperanzados, sublimes, heroicos, hermosos. Por lo tanto, al igual que Athena, deberíamos brotar ya crecidos a la edad de catorce años de las sienes de nuestros padres y no vivir luego más que siete años. Todo lo demás es infortunio.







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada