domingo, 9 de abril de 2017

UN CICERÓN SOLTERO OPINA SOBRE EL MATRIMONIO



Deseo encontrar a una mujer que me quisiera más que nadie, que cuidara mi nuevo hogar, que vigilara los criados y me diera hijos, una mujer que fuera romana de alta alcurnia. Al final termina siendo muy cansado eso de ir con mujeres al azar, cuyos abrazos no significan nada y cuyos lechos no me proporcionan satisfacción. Estoy cansado de ver continuamente caras nuevas, por bellas e intrigantes que fueran. El amor casual o comprado, no tiene nada de amor. Un hombre necesita una mujer que no quiera más que a él, cuyos brazos sean un refugio para su desaliento, cuya sonrisa proporcione un remedio a su melancolía, cuyos ojos se ensombrezcan de compasión ante sus dolores. No, si bien se mira, no hay sustituto para el matrimonio. 





No hay comentarios:

Publicar un comentario