miércoles, 12 de abril de 2017

CICERÓN DICE SOBRE LA MUERTE



No esperar nada, no desear nada, no contar con nada: ésa es la única verdadera tranquilidad que realmente podemos conocer. Y como esa tranquilidad sólo puede ser hallada en la muerte, ¡qué hermosa es la muerte! ¡Qué deseable! El crepúsculo es más digno de ser amado que el amanecer, porque el crepúsculo lleva a la noche y a un sueño sin reflexiones, mientras que el amanecer es un embustero que con fragancias, brisas y canciones promete cosas engañosas y todo lo que es falso y conduce al cansancio.









No hay comentarios:

Publicar un comentario